En un lugar de la nada

Mi foto
Nombre:
Lugar: Madrid, Spain

Another brick in the wall.

miércoles, julio 27, 2005

De cuyo nombre no quiero acordarme



Iba a hablar sobre corduras y locuras y al ir a poner el título, mi pensamiento cambió de rumbo... Trataré de olvidar su nombre...

¿Qué pasa cuando uno ve molinos donde hay gigantes, cuando encuentra explicaciones lógicas a lo que sin duda son encantamientos?

"... no le faltaba otra cosa sino buscar una dama de quien enamorarse, porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto, y cuerpo sin alma..."

Tal vez un día, una chispa de locura consiga hacer aparecer ese Quijote que anida en mi interior y salga en busca de aventuras...

"...oh bella ingrata, amada enemiga mía, del modo que por tu causa quedo: si gustares de acorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto, que con acabar mi vida habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo..."


Mientras tanto, hasta ese momento cabalgaremos por este mar sin agua, de vuelta a la nada.

miércoles, julio 20, 2005

Una Noche en África



La princesa Cristiana estaba triste. Desde que cruzó su mirada con aquel joven de la caravana que atravesaba el desierto en el oasis, su pensamiento no era otro que rogar a su dios que algo pasara y truncara ese destino que le tenían preparado.

No se si fueron sus oraciones o ese caprichoso destino que siempre parece estar jugando, pero aquella tarde cuando la caravana procedía a detenerse para montar el campamento, aparecieron medio centenar de jinetes armados en ágiles corceles que los rodearon antes de que casi pudieran darse cuenta.

De entre todos ellos surgió uno cuya cabalgadura destacaba entre todas las demás. El caballo perfectamente domado parecía uno solo con su jinete.

Se detuvo delante de la princesa, se inclinó y cogiéndola de la mano con su fuerte brazo, la subío a la grupa. Un ligero movimiento y su montura inició el galope hacia el sol poniente. Detrás todos sus hombres se dispersaron.

Nunca mas se supo qué fue de la princesa...

martes, julio 19, 2005

Recuerdos del pelo largo...



No se cual fue el motivo, pero el pelo crecía y a pesar de la insistencia de las gentes de mi entorno en decirme: ¿no te lo vas a cortar? este siguió creciendo como podeis observar en la fotografía.

Hizo falta la intervención del ejercito para acabar con mi preciosa melena :).

Fuimos compañeros durante unos años, vivimos algunas primeras experiencias juntos, objeto de envidia de algunas sin duda, de miradas curiosas de niños y no tan niños, compañera de borracheras, de risas, de partidas de futbolín, de "niñas curiosas". "Tanto nos unía que tarde en aprender a olvidarla...", aún pasados muchos días desde la masacre, podía sentirla al viento...

Incluso ahora, pasados tantos años, al ver alguna foto, me viene a la mente el gesto de mover la cabeza para echar el pelo hacia atras...

Tiempos aquellos en los que uno se sentía libre, inmortal... tiempos que no volverán...